viernes, 27 de julio de 2012

Historias ganadoras de "AMOR EN TIEMPOS MOUSTROSOS"

GRACIAS A LA EDITORAL ALFAGUARA POR LOS PREMIOS !


Bueno despues de tanto tiempo en espera (ya que mis blog tiene fallas a mediados de cada mes y no me deja publicar nada) les dejo las historias tan hermosas que ganaro ademas de una mencion onorifica al 5° relato que por mi parte me hiso sentir muy identificada =) .disfruten  y FELICIDADES !


------------------------------


5° LUGAR :
Karina Puig Luna

Un día inolvidable


En la lista de mis cosas favoritas esta la pizza, el color rojo, los libros, las antigüedades y lo más importante que debo subrayar, los Jonas Brothers, y el que más me encanta es Joe Jonas, el chico de en medio, cuando saco su ultimo disco me volvía loca, y mas cuando anuncio que realizaría una gira, lamentablemente México no estaba en su lista cuando un día mientras navegaba en internet…

-¡Ah! Mamá, mamá, mamá, mamá, Joe Jonas va a venir a dar concierto, ¡NO PUEDE SER ME QUIERO MORIR!, -corrí hacia ella- me dejas ir please –junte mis manos en forma de ruego.
-Hay hija, no tengo dinero, apenas podemos pagar el cable y tu ya quieres ir al concierto, no inventes –me miro- Mónica no pongas esa cara que no me vas a convencer por nada del mundo – sentenció mi madre y antes de que dijera otra cosa
-Pero aun no te he dicho la mejor parte ¡Va a ser gratis! –puse una cara para convencerla.
-Hay si aja, como no –dijo con una voz de incredulidad con la que hasta yo misma dude- haber donde dice eso.
-Espera deja voy por la compu –fui corriendo por la lap top y asegurándome que la información estuviera bien, y mi cabeza no lo haya confundido la información- mira aquí lo dice –le señale con el dedo donde decía, “concierto gratuito”.
-Y que como le haces para conseguir el boleto, no vayan a salir con algo extraño, hay no mamá, son de MTV solo tengo que estar pendiente de donde van a estar para ir por los boletos.
-Está bien- dijo poniendo los ojos en blanco- pero solo avísame cuando vallas por los boletos.
-¡GRACIAS MAMÁ!- le di un gran beso y regrese a mi habitación.

Unos días después, en Twitter, de MTV:

“Hoy los esperamos para registrarlos en el kiosco de Plaza Hidalgo
(Coyoacán) de 4PM a 6PM #WorldStageMexico @keshauxx y @joejonas”

Cuando vi por fin el anuncio que tanto ansiaba no pude más que llamar a mamá y decirle que iría a Coyoacán, a lo cual ella respondió, que valla con mucho cuidado, solo tome mi bolsa y salí corriendo, llegando en menos de media hora, nunca creí que llegaría tan rápido.

Al llegar al kiosco, vi que ya había muchas chicas y chicos haciendo fila, ya daba vuelta al kiosco así que solo me senté y espere, hasta que unas chicas que llegaron y empezamos a platicar, cuando menos lo esperábamos los chicos de MTV llegaron y nos empezaron a tomar nuestros datos para que nos mandaran la información por correo, las chicas y yo seguimos platicando hasta que ya era hora de irnos, llegando a casa me sentí muy feliz porque iría a ver a mi amor platónico, y después de unos cuantos días me llego ese ansiado correo en el que contenía la ubicación de donde ir por mi boleto.

Yendo solo con Olivia mi mejor amiga a recoger los boletos, al gran edificio, llamado “el pantalón”, solo nos quedo esperar.

A solo dos días de que fuera el concierto se me ocurrió ir con las chicas que conocí al hotel W de Reforma, allí esperamos a que llegara mi querido amor, todas estábamos al pendiente de su cuenta de twitter, cuando aviso que estaba por llegar al hotel no se si fue una de mis mas grandes ideas, pero mi cuerpo pedía a gritos ir al baño llevaba 6 horas solo tomando agua y estando parada esperando no ayudaban mucho, así que decidí ir al baño del hotel, de cualquier manera no pensaba tardarme demasiado como para perderme la llegada de Joe, al salir del sanitario, mis ojos se cegaron por unas luces parpadeantes provenientes sin dudar de unas cámaras, y teléfonos, pero seguí caminando si mirar bien, hasta que sentí que se me doblo el pie, o mas bien que alguien me metió el pie, cuando estaba a punto de ver quien fue el chistosito que lo hizo me quede muda.

-Oh my god, ¿lady are you ok? -¿Qué dijo?
-¿Eh? ¡No! No estoy bien creo que me lastime el tobillo – dije irritada sin mirarlo, pero note que ya no había flashes, iluminando la estancia.
-I’m sorry, I don’t understand you- ¿Me habló en ingles? ¿Quién rayos te habla en inglés?
-¿What? – dije mas irritada para ver que contestaba y ahí fue cuando lo vi, no lo podía creer, era él, el tipo con el que siempre sueño, con el que hasta en mis chistes mas malos él los alegra, Joe Jonas. –Tú eres… Oh no puede ser… eres… eres… Jooee… -Le dije en inglés, claro para que me entendiera, ya que no traía a un traductor con él.
-Hummm… si soy yo, pero estas bien te diste un fuerte golpe cuando caíste, que horror, me siento fatal con esto nunca había tirado a una linda chica –lo bueno es que entiendo y hablo ingles si no seria todo un enredo, pero cuando miro mi tobillo y lo toco para ver si me dolía y no podía darme el lujo de perder una oportunidad como esta así que cuando lo toco…
-¡Ahh! Me duele… au… no toques me podría morir si aprietas un poco mas, no podré caminar ni siquiera se si pueda levantarme –bueno creo que fui un poco exagerada pero funciono, porque increíblemente ¡ME CARGO!, estaba a punto de ponerme a gritar por estar en los brazos de este hombre tan maravilloso.
-Bueno en lo que nos registran nos sentaremos de este lado para que te revisen –me sentó en uno de los sillones que estaban en la estancia, cuando vi que se hinco y me lo imagine allí como si fuera a pedir mi mano estaba tan embobada viéndolo entre mis ensueños no me fije que de verdad me dolía el tobillo hasta que apretó lo suficiente como para sacarme de mi ensueño –Au, no aprietes mucho que me duele.
-Jaja, lo siento pero aun no me has respondido -¿Me había preguntado algo?
-Ahh no –Dije sin saber a que decía no.
-Huy que mal, me encantaría que fueras a mi concierto.
-Ahh que si iba a ir a tu concierto, claro que si, no me lo perdería por nada, excepto una lesión permanente en mi tobillo, claro. –Justo en ese momento tuvo que llegar el medico del hotel.
-Bueno yo tengo que subir a mi habitación, espero que te recuperes -¿Ya se va? Se dirigía a tomar el elevador con algunos de sus bailarines y cuando le iba a hablar,  el bendito medico trono mi pobre tobillo que lo único que pude hacer fue gritar de dolor y mirar al doctor con una mirada asesina que por lo visto ni siquiera noto que lo miraba, cuando voltee mi mirada hacia donde estaba el elevador el ya no estaba.
-Señorita levántese por favor, con este vendaje no podrá mover mucho su pie pero podrá caminar sin ningún, solo le recomiendo que no corra, ni haga esfuerzos –el doctor me dio un par de pastillas para el dolor casi inexistente.
-Si, ¿no tiene algo para las decepciones? –el medico me miro extrañado.
-Bueno aun no las inventan pero tengo una hall’s ¿le sirve?
-No, gracias –creo que mi oz sonaba mas decepcionada que yo, me dirigía a la salida a paso lento, una señorita detuvo mi camino interponiéndose en mi camino.
-Veo que esta mejor su tobillo –dijo cortésmente.
-Si gracias, ahora me tengo que ir, si no le molesta me dirijo a la salida –justo cuando la iba a rodear, la señorita dio un paso interponiéndose nuevamente en mi camino.
-Lo siento señorita pero hay un joven que la quiere ver en esta habitación. –Me dio una pequeña tarjeta con el número de piso y habitación. –y me pidió que por favor subiera que quiere hablar con usted.


Estaba tocando la puerta cuando, realmente no creí que Joe me buscara, digo, soy una chica a la que no conoce, y por supuesto, como se podría fijar en una chica como yo; nadie abría la puerta, claro debí imaginarlo, que todo esto era una broma, gire sobre mis tobillos hacia el elevador, me disponía mucho a mi pesar a irme, cuando sentí que algo me jalo, o mas bien que alguien tiro de mi brazo haciendo que diera media vuelta para que lo enfrentara.

-Espera, no te vallas por favor –Era Joe, enserio ¿estaba dormida? Si era así, no quería ser despertada.
-Hummm… toque la puerta varias veces y nadie contestaba
-Lo siento, es que mi manager no sabe que mande que te buscaran, estaba esperando que aun no te fueras, porque ni siquiera supe tu nombre –me dio una sonrisa, con la cual otra vez me quede embobada.
-Mónica –dije rápidamente – me llamo Mónica.
-Es un placer conocerte, y veo que ya esta mejor tu pie, vamos adentro aun tengo unos momentos libres –puso su brazo en jarra para que yo pudiera tomar su brazo, cuando entramos a la habitación estaba completamente sola.
-Creí que estaba tu manager aquí –dije mientras observaba la habitación en busca de alguna persona.
-No es la ventaja de tener una habitación para uno mismo, pero Moni, ¿puedo decirte Moni? –me miro enarcando las cejas.
-Si claro –le di una sonrisa, bueno en realidad estaba sonriendo desde que entramos a su habitación y no creo que pueda quitar la expresión en unos cuantos meses.
-Eres muy linda moni, y normalmente no hago esto pero creo que puedo hacer una excepción –se acerco a mi lentamente.
-¿Hacer que exactamente? –me acerque a él, para ver como reaccionaba, no soy muy buena en eso de seducir a los chicos, solo espero no arruinar un momento hace, estornudando como una corneta.
-Darle un beso a una chica desconocida, muy hermosa –me tomo entre sus brazos y paso lo que menos se me paso por la cabeza, fue tan vergonzoso, no que es peor que te salga un eructo, o un estruendoso gas, justo cuando el chico de tus sueños te toma entre sus brazos para darte un beso, pero creo que ya tengo la respuesta, ambos son vergonzosos, malditos nervios traicioneros que salen en forma de eructos y estruendosos gases, Joe solo se me quedo viendo, e hizo oídos, ojos, y narices sordas porque ignoro todo eso y aun así ¡ME BESO! Fue muy tierno ese beso, claro era mi primer beso a pesar de todo…
-Hummm –me separe de él aun avergonzada –lo siento esto es mas vergonzoso y lo siento creo que lo arruine, nopuedocreerlolohearruinado,miprimerbesoconelchicodemissueños y lo he arruinado- lo dije rápidamente que se me fue el aire tomé mas aire para seguir hablando pero me volvió a besar.
-No importa, creo que los nervios son normales y cada uno los saca de diferente manera, como la primera vez que me subí al escenario, rompí mis pantalones por la mitad y los presentes en ese entonces vieron mis bóxers de los ositos cariñositos –ambos soltamos una risita –se que es muy rápido, pero me gustaría salir contigo, ¿te parece si vamos a comer?, aun no he comido nada.
-Yo tampoco, sabes esto de esperar seis horas en el calor, solo con Coca, no es buena idea, pero a veces vale la pena, por esto. –Dije mirándolo a los ojos –esto es como un sueño.
-Creo que mas que es un comienzo, de lo que puede pasar entre los 2

Después de ese día Joe y yo nos conocimos poco a poco, el empezó a venir a México solo para verme, me llamaba para que nos viéramos, platicamos, nos hicimos de los mejores amigos, y claro fuimos novios durante mucho tiempo. Ahora creo que tendré que añadir a mis cosas favoritas dos días que jamás olvidare:

Uno: El día que me enteré que Joe Jonas vendría a México, y
Dos: El día en que tropecé con Joe y nos empezamos a conocer, es curioso como un día en que crees que no pasará nada extraordinario se convierte en un día inolvidable.

------------------------------------------------------------------------------------------------------

4 LUGAR:
Yesenia Tinoco Buenaventura

El corazón de un inmortal
Alejandro estaba tan decepcionado de sí mismo, de haberle fallado al equipo, de haberle fallado a todos, caminaba sin prestar la mas mínima atención, la tarde caía y se sentó en una banca, cuando volvió a la realidad se dio cuenta de que alguien estaba junto a él, con la luz del atardecer y del alumbrado público recién encendido vio a una chica, su silueta, delicada, frágil, bella como ella sola, lo que llamo su atención fue su rostro, delicado, suave y sus ojos dormidos que invitaban a hacer lo que sea con tal de mantenerlos así y seguir contemplando aquel espejismo tan real, la chica abrió repentinamente los ojos y al verlo soltó un grito y cayo de la banca, Alejandro se apresuro a levantarla y le dijo:
-       Lo siento, venia distraído no me di cuenta y me sorprendió verte dormida
-       No te preocupes, también me sorprendió verte
Alejandro le pregunto su nombre, ella le dijo que era Mayu y le dedico una gran sonrisa, aquel rostro delicado se volvía aun más bello cuando sonreía, Alejandro sintió como su corazón latió al verla, apenado volteo el rostro y Mayu le pregunto por qué estaba triste, él le conto lo que había sucedido con su equipo y como en el momento más importante había fallado, ella le dijo que no se preocupara, que el equipo seguro lo perdonaría porque todos eran sus amigos. Se pasaron mucho tiempo platicando, se reían, se comprendían ya muy noche  Mayu se levanto y le dijo que tenía que irse.
-       Espera, ¿tú crees en el amor a primera vista?
-       Si
-       ¿Volveré a verte?
Mayu sintió una punzada dentro de sí, quería ver de nuevo al chico, tenía unas ganas inmensas de decirle “si, mañana nos vemos” pero sabía que en su condición era mejor no acercarse a los humanos, decidió no voltearlo a ver y dijo:
-       No lo creo
Alejandro se quedo parado enfrente de la banca hasta que la perdió de vista, nunca en su vida había visto a una chica tan bella y ninguna chica le había provocado ese palpitar en el pecho. En las semanas siguientes  asistía a la banca todos los días, se quedaba hasta muy tarde, solo esperaba verla de nuevo, pero ella no apareció, pasado un tiempo decidió averiguar quién era aquella chica, pregunto todos colegio, en los puestos del mercado, en cada establecimiento al que iba, pero parecía que nadie la conocía. Una noche caminaba de regreso a casa entonces la vio saliendo de una tienda, él se acerco pero entonces escucho la voz de una anciana:
-       Pero estas segura, para mi es mejor que lo dejes, eso que sientes es porque su sangre te llama, si lo sigues viendo será peligroso para él, hasta hora te mantienes con esto, pero sabes lo que pasara si muerdes a un humano, ya no podrás vivir sin lastimarlos, estas hecha para cazarlos pero te has rehusado a hacerlo, por eso sigues bebiendo esto. Niña solo te lastimas, deja que él te olvide, eso será lo mejor
Alejandro se quedo tieso, esas palabras trajeron a su memoria una historia que su hermana mayor le conto cuando era niño “En este mundo hay creaturas que parecen humanos pero en realidad son demonios, te engañan con su belleza y te llevan a lugares desconocidos, solos, entonces beben tu sangre, borran tus recuerdos para que no los delates, pero con qué te muerdan una vez, estarás destinado a darles de beber hasta que mueras”, Alejandro salió corriendo, en su intento por huir tropezó con un bote, lo que hizo que Mayu volteara, en aquel instante él vio como brillaban los ojos de Mayu, tan rojos, al verlos solo pensó en escapar, Mayu lo dejo irse.
Pasaron 3 días antes de que Alejandro decidiera ir de nuevo a la banca, era tarde, el sol se estaba poniendo, cuando llego vio a Mayu tenía aspecto de haber estado ahí mucho tiempo, Alejandro se acerco lentamente, y se sentó paso mucho tiempo antes de que hablara:
-       ¿Eres una especie de vampiro?- Mayu asintió con la cabeza – Yo ya no quería volver a verte
-       Eso era lo mejor
-       Pero aun así viniste a esta banca- Mayu no contesto - sabes que pensé cuando te vi por primera vez, que chica más linda, por que se abra quedado dormida en un lugar como este, miles de ideas e pasaron por la cabeza, luego cuando sonreíste mi corazón latió con intensidad, y mientras te veía irte solo deseaba verte de nuevo.  Cuando escuche lo que te decían me vinieron a la mente las historias que me contaban cuando era pequeño, de que había vampiros en esta zona, me aterre, no podía creer que fueras uno, así que salí corriendo tratando de pensar que todo era falso pero cuando vi tus ojos rojos supe que era verdad y solo quería olvidarlo todo
-       No te preocupes pronto lo olvidaras, solo vine a decir adiós
Ella se levanto y comenzó a alejarse, Alejandro se quedo congelado en la banca, las palabras de Mayu le parecieron tan frías, en verdad no lo quería como él a ella, Alejandro no se movió mientras Mayu se perdía de vista, ella sabía que dejarlo era lo mejor, pero muy dentro se decía que volvería, como en aquellas tardes, a ver atreves de los arbustos como él se sentaba en aquella banca a esperarla. Alejandro se decidió no podía dejarla escapar, así que corrió a alcanzarla pero ya no estaba, corrió por las calles, pero no la veía por ningún lado, corrió hasta que vio su silueta a lo lejos, esa silueta inconfundible. Alejandro la tomo del brazo, cuando ella volteo sus ojos estaban llenos de lagrimas, como diciendo “pensé que en verdad no vendrías”, él la abrazo, no quería alejarse, le beso la frente, bajo lentamente la cabeza hasta que sus labios rozaron los de ella, en aquel instante los dos sintieron una corriente recorrer su cuerpo, era amargo pero acogedor, el beso se lleno de intensidad y la corriente tomaba un aire más cálido, más dulce y tan tentador que cuando separaron sus labios sintieron la necesidad de volver a unirlos pero Mayu se separo lentamente:
-       Solo olvídame, será lo mejor
-       No quiero, no te dejare ir, se lo que eres pero estoy seguro que no me lastimaras, ni a mí, ni a nadie, quédate conmigo por favor
-       No puedo
-       Entonces transfórmame, seré como tú
-       ¡Jamás!, no quiero exponerte a una vida de tormentos y pecados
Mayu poso una mano en la frente de él, Alejandro sabía que pensaba hacer, borrarle la memoria, le retiro la mano suavemente y  Mayu se arrepintió, volvieron a abrazarse, la mente de Mayu iba de un lado a otro sabía que no podía estar para siempre con él, a menos que lo transformara, entonces separo su cuerpo y dijo:
-       Tiene que haber otra manera
Mayu y Alejandro dedicaron cada noche a estar juntos, desde la tarde hasta medianoche era para ellos, aunque ella sabía que algún día se tendría que alejar o tal vez transformar a Alejandro. Un día ella lo decidió tendría que haber otra forma, tendría que haber una forma de transformarlo sin tener que morderlo, así que se fue, no le dijo nada. Alejandro se dio cuenta desde la primera tarde en que ella no pareció, él sabía que no la vería por un tiempo.
Paso el tiempo, meses, años y ella no volvía, una tarde él decidió ir a la banca, estaba tan cansado que se durmió, de repente sintió una corriente, tan dulce y tan familiar, cuando despertó ahí estaba ella, con sus sonrisa “te extrañe” le dijo, él la abrazo, quería sentir que era real, que estaba de nuevo ahí, su cuerpo, su delicadeza, ahí estaba, era verdad, él la beso, tan intensamente como si aun lo dudara y fuera a despertar, ella lo separo y le dio un papel, Alejandro leyó:
Si un humano obtiene el corazón de un inmortal se volverá eterno, la sangre que recibe es la marca del ser amado y si  traiciona ese amor, su vida será el precio. El amor no se traiciona, el amor se vive eternamente.
Alejandro sonrió, sabía que ahora estaría con ella eternamente…

--------------------------------------

3° LUGAR:
Valeria Lizette Arriaga Nava

T E L X Í N O E

Si caminado por la playa estas
& al oscurecer una voz oyes cantar
Tapa tus oídos, aléjate de ese lugar
que ella te llama desde el fondo del mar,
si la sigues, jamás regresarás.

Recordaba esto mientras estaba en el acantilado con Tessa, teníamos doce años  y veníamos seguido aquí de noche y nunca escuchamos ni vimos nada, ella reía mientras me contaba la reacción de Clarence cuando le puso picante a su bebida, yo me partía de la risa. De pronto…veo algo…una sombra en el mar, le avisé a mi hermana y dijo ‘’¡Sirenas!’’, no pensé que algún día vería una, siempre escuchaba historias sobre barcos encañados en los acantilados, toda la tripulación desaparecida…las sirenas los habían guiado con su canto hasta estrellarse para matar a los hombres. Entonces me di cuenta que la sombra era un barco, suspiré, era el de papá. Tessa también lo notó. Le dije que teníamos que regresar a casa o mamá se preocuparía. Nos levantamos, estaba feliz de que papá por fin regresaba a casa, empezamos a correr cuando de repente escuchamos a alguien cantar…era una mujer…el corazón me empezó a latir fuerte mientras me detenía y miraba a mi hermana, ella también estaba sorprendida. No podía moverme, quería regresar, gritar al barco que se fuera, pero no podía, ‘’muévete, muévete, muévete, grita, haz algo’’ entonces…escuché como el barco se estrello justo debajo de nosotros, mi hermana apretó fuerte mi mano, no sé cómo pero reuní fuerzas suficientes para girarme y regresar al borde del acantilado…quedé horrorizado, el barco se hundía, personas caían desde la cubierta, y unas criaturas les saltaban encima y los arrastraban hasta el fondo del mar…’’¿qué son esas cosas?’’
’’Sirenas’’-susurró mi hermana
Yo no podía hacer nada…los pasajeros gritaban, nadaban, trataban de llegar a las rocas, pero ninguno logró hacerlo, entonces me fijé en una sirena, no alcanzaba a verla bien pero estaba sentada en una roca, con las manos a los costados, mirando como las demás atacaban a todos, escuché a un hombre gritar, volví mi mirada al barco…mi padre…era mi padre…estaba en el agua, Tessa cayó al suelo…una sirena lo…
Desperté.
-Thian, ¿Qué pasa? -me preguntó mi abuela desde el otro lado de la habitación, había dejado de tejer y me miraba con preocupación.
-Nada abuela, una pesadilla -me levanté, estaba cubierto de sudor.
-¿De nuevo?
Me dirigí al baño-Sí
Hace ya 5 años que mi padre murió cuando regresaba de su viaje, desde entonces he tenido la misma pesadilla. Mi hermana no se acuerda, después de lo que vimos se desmayó, no dijo nada en  meses, dormía mucho y apenas comía. Con el tiempo volvió a comportarse como antes pero ya no recuerda nada.
Después de la escuela fui a caminar a la playa, caminé durante mucho rato, me alejé hasta que llegué a una hilera de rocas que estaban sobre el mar, me subí a una de ellas y comencé a avanzar saltando las demás. Tenía pensando llegar hasta la última para ver cómo caía la noche, pero me detuve al ver una chica con la cabeza y los brazos apoyados sobre una de las últimas rocas, parecía como…dormida. No estaba muy lejos de mí, así que me acerque despacio dejando unas dos rocas de distancia.
-Hey -le dije inclinándome un poco- Oye, ¿estás bien?-Nada, me moví una roca más, y pude verle mejor el rostro, nunca la había visto. Tenía una piel muy blanca, el cabello rubio muy largo se extendía por su espalda y su rostro era bello, increíblemente hermoso. De repente se despertó, inmediatamente se alejó de la roca, sus ojos eran de un color azul intenso, que me miraban con miedo, entonces me di cuenta que me había agachado y tenía un brazo extendido hacia ella.
-Ah…lo siento, ¿te asusté? -pregunté. Ella dudó un momento, luego sonrió y sacudió la cabeza- Bien, ¿estabas…dormida?-me senté en la roca.
Esta vez asintió con la cabeza.
-¿Qué? ¿No hablas?-le dije sonriendo.
-No mucho- contestó ladeando un poco la cabeza. Qué voz tan dulce tiene-pensé.
-Oye, jamás te había visto, ¿eres de aquí o estas de visita?-No, espera, creo…creo que sí la he visto antes, pero no recuerdo dónde. Ella no contestó, sólo se sumergió un poco más en el agua-¿No piensas salir del agua?
-No, tengo que irme-
-Espera, ¿A dónde vas? ¿Cómo te llamas?-comencé a levantarme.
-Telxínoe
-Tel… ¿Qué? ¿Telxínoe? Que nombre tan raro-pero me gustaba, todo en ella me gustaba, era tan hermosa, su voz era tan angelical, su cabello parecía de oro, era perfecta, como una…oh Dios. Di un paso hacia atrás, estaba tan sorprendido que casi me tropiezo con las rocas- eres…eres una sirena ¿verdad?-estaba horrorizado, me había acercado demasiado a ella, podía ser una trampa, podían estar viniendo un montón de ellas para atacarme, o bien ella hubiera podido ahogarme. Pero que idiota.
-Oh, ya te diste cuenta- me miró con una sonrisa llena de malicia.
Yo me asusté y di otros pasos hacia atrás, pero mi pie se atoró en una de las rocas, y caí hacia atrás, me levanté rápido.
Al parecer, el que yo casi me rompiera la cabeza con una roca le causó mucha gracia, ya lo creo, así no tardaría en matarme y después usarme de alimento.
-Tranquilo, no te haré nada-me dio una sonrisa amable, volvió a acercarse a las rocas y apoyarse en una de ellas-lo prometo.
No sé por qué demonios le creí, pero después de eso me dijo que debía irse, le pregunté si volvería a verla y me respondió- mañana.
Nos veíamos todos los días, aunque por poco tiempo, pero siempre esperaba la hora para reunirme con ella. Al regresar a casa a veces me preguntaba si estaba bien, que porque no decidía alejarme si durante años las sirenas representaban  un gran peligro para nosotros, habían matado a tantas personas, mi padre incluido. Pero siempre que la veía todo aquello no importaba, no sabía si era porque las sirenas tienen esa capacidad de atraer a los hombres o porque pensaba que ella era diferente. Si hubiera querido matarme ya lo hubiera hecho.
La gente solía llamarlas ‘’monstruos’’, ‘’criaturas malignas’’, pero ella no me parecía así. Tal vez sus hermanas lo fueran, pero ella no.
Así que seguí viéndola durante semanas, ella se alegraba al verme (al menos eso parecía). Me contó que después de muchos años de atacar los barcos, se había cansado, había empezado a sentir lástima por ellos y  ahora solo comía cuando en serio tenía la necesidad. Una de sus hermanas, Pisínoe, se había puesto en su contra por la actitud que había tomado, una vez intentó matarla, pero logró escapar, y no las volvió a ver. Me dijo que se alegró de alejarse de ellas, le agradaba estar sola, pero que ahora le gustaba también estar conmigo.  Y yo seguiría viéndola todo el tiempo que ella me permitiese. Aunque me pareciera que no era lo correcto, yo era feliz visitándola, me había enamorado de una sirena, lo que pensaba era… mi mayor pesadilla.



Septiembre 1924
------------------------------

2°lugar:
Cristina Isabel Martínez Vargas

Likaona. La Loba

Estaba por llegar cuando la vi, otra flor blanca, es  raro recibir flores y no saber quién las manda  metí la llave y abrí mí súper fashion local, tache en mi calendario una minúscula flor este mes llevaba veinticuatro era como un ritual que mis instintos me llevaban a seguir, era como si mi destino estuviera inexplicablemente ligado a ello; regularmente me gustaba llegar 10 minutos antes porque mi experiencia rutinaria marcaba la sospechosa aparición de una hermosa flor justo en la pestaña del buzón.

Al principio cuándo descubrí la primera flor, la dejé ahí sintiéndome terriblemente mal por haberlo hecho, pasado el día y la noche descubrí que no sólo estaba la de ayer, sino otra se sumaba para hacerle compañía así que di por hecho que serían mías y desde ese día en cuánto llegaba a mi local de “Etilismo y personalidad” repetía la misma operación guardando cada una de ellas cómo mi tesoro personal y secreto, algo me decía que era bueno hacerlo.

Otra vez soñando despierta Lika? Hay que fastidio –dije  entre dientes, nuevamente Wytte me había descubierto. Sí, sí ya voy, le contesté desde el otro lado del salón, me apresuré a abrirle la puerta, al entrar repitió la ceremonia de todos los días, se paró justo en frente del majestuoso espejo para corroborar que todo estaba en su sitio. y… ¿yo soy rara? dije entre dientes, Wytte me miró con su característica sonrisa de “te escuché”.

Wytte siempre era pulcra hasta el último pelo y la verdad es que no sentía la más mínima envidia a mi me costaba horas quedar tan perfecta y ella…. parecía hecha a base de no sé qué. Comenzamos a prepararnos para la gran sesión de hoy, la agenda estaba a reventar y la verdad deseaba que alguna de mis citas claudicara, mis clases empezaban más temprano.

Terminada mi revitalízate jornada de trabajo llegué muy puntual a mi clase, nací para la moda, “así era” –tan fácil como respirar pensé, siempre aportaba mis ideas que influían drásticamente en las tendencias del año, me sentía constantemente observada y lo atribuía fácilmente a mi talento pero eso no era lo que me impulsaba a asistir con tanta premura sino Cassian el chico más impopular, que casualmente siempre estaba cerca cuando me sentía así.

Por mérito propio y debo reconocerlo Cassian no era un típico nerd pero si es muy destacado en todo lo que hacía, muchas chicas lo odiaban por no mostrar el mínimo interés en ellas, pero él me trataba diferente, al menos iba todos los días a su corte que…  no tengo idea que hacía, pero todos los días traía los mismos cinco centímetros de su espectacular y envidiable cabello que ya le había cortado tan solo un día antes, pero ese es un secreto profesional que sólo Wytte sabía.

Cassian regularmente andaba en manada, sí, sí, en manada con unos tontos y vanidosos tipos que eran los oficiales rompecorazones del Instituto, y andaban peor que mascotas de tras de él, acatando las órdenes que giraba con tan solo una mirada, claro que esto lo sabía debido a que me pasaba horas viéndolo, según con mucha discreción para que no se diera cuenta, sentía como si el alma me fuera arrancada para ir hacia él, ese sentimiento de ausencia cada vez que lo veía, mi corazón latía cuando me miraba pero por alguna razón sabía que aun no era el momento, que algo se estaba cocinando antes de poder estar cerca de él. Imaginaciones mías –creo.

Era muy temprano cuando me dispuse a iluminar mi última creación, mi iphone sonó, que fastidio son las 8:00 miré la pantalla y se trataba de un número privado lo tomé con indiferencia y contesté. Nada, ni un ruido al otro lado, empecé a agudizar el oído para escuchar mejor y entonces percibí un sonido idéntico a la respiración y una única palabra “LUNA” y se cortó la comunicación. Me quedé un momento pensando recordando.

Había soñado con la luna pero eso era sólo una coincidencia aunque muy repetitiva debo decirlo, últimamente cuando había luna llena mi cuerpo comenzaba a sentir un éxtasis, era como si alguien me llamara o me preparara para la llegada de algo, me fundía en esa sensación e incluso sería capaz de dar todo por ella, la luna y la flor pero en esta ocasión ya no era blanca sino rosa, acabé durmiendo plácidamente sin dar la mayor importancia a lo sucedido.

Guardé con cierto recato el celular en mi bolso era un poco más temprano de lo acostumbrado, al dar la vuelta en la esquina me pareció ver un perro dejando algo en la entrada, me detuve en seco y observé que no estuviera volviéndome loca. Comencé la marcha nuevamente pero más despacio, y ahí estaba una flor pero ya no blanca como antes, sino color rosa, hice la marca en el calendario indicando que había un cambio, un perro y una flor de color diferente, la adrenalina me subió y comencé a sumergirme en mi imaginación, rondé muy profundo solo veía la luna en su totalidad llena y mi flor marcada en sus cicatrices tiñéndose de color cada vez más fuerte.

El resto del día transcurrió como de costumbre, me dirigía a la biblioteca cuando escuche –¿vas a la biblioteca?, levanté la vista y continúo –está cerrada, entonces me molesté sin saber por qué y dije –y tú ¿cómo sabes?, el individuo se encogió de hombros y saco algo de su bolsillo y me lo mostró, –genial, ¡pues vamos y me abres okey!, dije, –lo siento, dijo sin un atisbo de arrepentimiento, tengo que dejar los reportes en la Dirección y luego voy al gimnasio y no debo demorar más pero siempre podrías acompañarme –dijo. Lo miré con toda la incredulidad que pude, y sin decir más me largue de ahí.

Me quedé un rato esperando a que abrieran la biblioteca hasta que noté que me saldrían arrugas así que cuando giré para irme. Choqué inesperadamente con Cassian, quién sonreía, y era la sonrisa más hermosa que jamás había visto sin saber porque o si fue real o no me sumergí en su mirada y sentí un golpe en el estomago, no como mariposas sino como arañas caminando por todo mi cuerpo, vi claramente una luna llena con mi flor completamente roja, di un paso atrás alarmada, –estás bien, preguntó sorprendido, –si gracias, le conteste tratando que no viera mis sentimientos –no era mi intensión sobresaltarte, -¿de verdad eres tú? Pregunte como una boba, el me miró de una manera que no fui capaz de respirar.

Caminamos juntos no sé cuantas cuadras pero habíamos llegado a un lugar hermoso, no recuerdo haberlo visto antes, y como claro yo estaba perdida en la profundidad de su ser no supe en donde estaba, -¿te gusta? –si claro, contesté con más seguridad de lo que realmente sentía, -en tus sueños, pequeña, fue hasta que terminó la frase cuando me percate de que ahí estaba mi luna y mi flor teñida de rojo y lo miré incrédula –la flor ha sido tu compañera desde que empezaste a razonar sobre el amor y se teñirá cada vez más hasta que estés dispuesta a que entre la razón en tu corazón.

-Oye, esto cae en la exageración, si vas a utilizar este santuario para dormir, mejor lo habilitamos y….. –esa flor de ¿dónde la sacaste? Wytte estaba más pálida de lo acostumbrado, entonces me senté y noté que me dolían todas las extremidades de mi cuerpo, -¿qué hora es? dije bostezando –la misma de todos los días pero dime ¿te quedaste a dormir aquí?, dijo levantando exageradamente la ceja izquierda y dejándome ver sus dientes, -no, no lo creo, no lo sé, que raro según mis cálculos hace 15 minutos que estoy aquí y me siento como si hubiera perdido todo el día. Callé solo para mí lo que había soñado y desde cuando, estaba desorientada, me dispuse a terminar lo más pronto posible ese día para poder preguntárselo directamente.

Pasaron días y la rutina seguía igual, las flores seguían tiñéndose cada vez mas pero no sabía nada de Cassian, continuaba con mi labor  y soñando ambas cosas, la luna y la flor,  podía elegir solo una de ellas aunque eso significara arrancarme el corazón, despertaba todas las noches hecha un mar de lágrimas de fuego. Había convivido con Cassian en mis sueños y los sueños eran tan vividos que no podría decir que no fueran reales y con esta seguridad podría decir que estaba perdidamente enamorada de él pero me anclaba en este lugar mi propia existencia y no sabía si dejar de ser yo o entregarme a los sueños.

Hoy necesitaba levantarme temprano, así que llegue con demasiada premura al trabajo, me hice estatua al ver a aquel hermoso perro, esta vez dejaba una flor tan roja que no era posible más, era de un tono rojo llegando al negro, me escondí y comencé a seguir a aquel animal no antes de tomar mi adorada flor que por cierto presentía que era la última, caminé y sentí que llevaba horas pero aquel ser ignoraba mi presencia así que intenté alcanzarlo cada vez que me era posible.

Entro con agilidad en la profundidad del bosque, se estaba haciendo de noche aunque yo sentía que no era para tanto pero mi destino dependía de esto. El perro comenzó a correr y yo tras de él, casi no alcancé a ver pero estaba segura que se había levantado. Casi grito cuando vi a Wytte recargada en una piedra con una sonrisa de suficiencia y en el otro extremo Cassian y su manada de amigotes, cada uno de ellos con sonrisa que mejor no quería interpretar, evalué la escena y era la misma de mis sueños.

Likaona, has sobrevivido bien a este mundo cumpliste con el rito de la flor, pero es hora de decidir tu destino dijo alguna voz que no logré ubicar, sobre una tumba o eso me pareció había una copa con un liquido rojo si quieres saber la verdad tendrás que beber del contenido de esta copa mezclada con los pétalos de esa flor, -decisiones, decisiones dijo una voz por ahí. Sin preguntar más tome la copa y los pétalos que al arrancar sentí que sangraban y los bebí de un solo trago, la sensación de que me quitaba una venda de los ojos era evidente, ese líquido sabía a la verdad.

Todo comenzó a dar vueltas con un torbellino de imágenes con ellas, empecé recordar la historia, mi historia, era una princesa vampiro, mi padre me había condenado a las llamas del infierno por haber deshonrado a la familia al enamorarme de un hombre lobo, Wytte estaba ahí pero fue más lista, antes de mi muerte logró sacar mi alma y la encerró en la luna hasta que llegara el día en que yo pudiera decidir mi futuro y Cassian fue obligado a esperar a que yo tomara la decisión. En la hoguera lo único que pude ver fue a Cassian llorando como en esta vida no había visto llorar a nadie. Sentí, su amor, desesperación y espera, sabía exactamente lo que debía hacer.

Cuando recobré los sentidos, los miré como viejos camaradas, no habían pasado siglos me abalance sobre Cassian fundiéndonos en el grito desesperado del triunfo, le miré sabiendo que el entendería mi decisión y le di lo que él había deseado, convertirnos en uno, con cada latido de mi corazón le agradecí por el tiempo esperado, lloré al comprender lo que dejaba atrás y era por convertirme en lobo, magníficamente  ahora, sí que podía, era el regalo de Joan Wytte la bruja más antigua de Irlanda, yo era humana y podía decidir con la luna y la sangre.

Me convertí en Likaona. La Loba.
----------------
1° lugar:
Daniela Lisset Galván Alarcón




AMOR SPECTRAL



Es un día caluroso, demasiado diría yo pero ¿qué se puede esperar del verano? En el parque veo correr de un lado a otro, riendo y disfrutando de sus vacaciones… mientras tanto yo sólo observo, pero nadie me observa a mi.

Y es que a veces ser un fantasma tiene sus ventajas… a veces.



Me siento en el césped justo debajo de un árbol, me detengo un instante a mirar mi mano, tan transparente y fría. Con el paso del tiempo uno se acostumbra a vivir en el mundo de los normi sin que se enteren de nada. Lo mejor de todo es que puedo andar por ahí y enterarme de cierta información confidencial… eso sin duda es un gran privilegio.



Sigo viendo a las personas, pero de repente siento a alguien sentarse a mi lado, la sensación de sentir un normi cerca me abruma un poco, en especial cuando me atraviesan. Me doy la vuelta y veo a un chico, uno muy sexy… cabello rubio y ojos azules, sin duda me lanzaría a él de estar viva, a menos que…



5 minutos después



Me acerqué lentamente al muchacho, ahora mi cuerpo era visible, tuve que ponerme el spray (que solo usaba en casos de emergencia) y esta sin duda era un emergencia.

Lo pude ver más de cerca y en verdad que era guapo, estaba mirando a la nada, escuchando música ¿estará esperando a alguien? Que tal si lo está y yo le arruino su espera… No no pienses eso Spectra todo irá bien.



Camino hasta llegar al árbol y sin pensarlo dos veces me atrevo a decirle algo.



–Hola guapo ¿puedo?– le digo señalando el asiento libre junto a él, pero no me escucho, por lo que se quitó los audífonos.



–¿Disculpa?– me pregunto mirándome.



–Que si puedo sentarme– le respondo.



–Eh… si claro– me dice y se acomoda, pero no vuelve a ponerse los audífonos.



Me siento de nuevo con cuidado de que no se me vea nada, estúpida falda pienso al tocar el césped.



–No te había visto por aquí– me dice el muchacho cambiando de posición para verme de frente.



–Claro que no por que soy… nueva, recién me mude a la ciudad– respondo con una sonrisa. Se siente tan bien hablar con alguien cuyo corazón late.



–Ah bueno, espero que te guste la ciudad… soy Finn– me dijo el chico estirando su mano.



La tome pero ¿qué le diría? Mi nombre es Spectra Vondergeist y soy un fantasma, no eso no se escucharía bien… aunque ¿qué tiene de malo mi nombre? ¡Es hermoso!



–Spectra, me llamo Spectra– le respondí de nuevo y el me devolvió la sonrisa.



–Lindo nombre, raro pero lindo ¿de donde vienes?



–Pues de… Rumania, es un nombre muy común por allá– respondí sintiéndome nerviosa, ni siquiera había visitado Rumania, eso haré en mi próximo viajecito.



–¡Genial! ¿Eres rumana?



–No exactamente, soy alemana y crecí en Alemania, pero hace dos años me mude a Rumania y casi no conozco el país– le respondí mintiendo de nuevo, al menos conocía Alemania.



–Ah vaya. ¿Y Alemania es un lindo lugar?...



Y así estuvimos hablando un largo rato, casi todo el día, e incluso me invito un helado, no es mi comida favorita pero era pasable.



–¿Entonces te veo mañana por aquí?– preguntó Finn después de mirar el atardecer sobre la rama de un árbol.



–¡Claro! ¿A la misma hora te parece bien?



–Por supuesto, te veo aquí entonces.



Se acercó a mi y me dio dos besos (uno en cada mejilla), venía de España así que supongo que era una costumbre de allá.



Pero en vez de realmente irme simplemente me volví invisible de nuevo y lo seguí. ¿Acosar? No lo creo, yo lo llamo seguir discretamente a todos partes a la persona que te gusta.



Se fue caminando unas cuadras después del parque y entró., y yo entre junto con él. Su casa era linda, no muy espaciosa pero acogedora, él se dirigió a la cocina y tomo una nota que estaba en la mesa, al parecer era de su madre.

Suspiró y comenzó a calentar su cena. Me quede todo el rato observándolo y cuando se fue a su habitación lo seguí de nuevo.



Poco a poco comenzó a quitarse la ropa y cuando se quedo en bóxer se fue al baño, admito que tiene un buen cuerpo y no era tan pervertida para seguirlo a la ducha, así que me quede en su habitación. Cuando salió del baño solo tenía la toalla a su cintura, quite la mirada cuando se puso su pijama y cuando se metió a la cama me metí con él, con mucho cuidado me acosté a su lado y “dormí” junto a él toda la noche.



Y así pasaron los días de mi verano… lo veía durante el día y en la noche me despedía, lo seguía hasta su casa todas las noches y me recostaba a su lado, siempre le daba su privacidad y poco a poco llegue a enamorarle de él.



Lástima que el encanto no duro mucho.



–Me tengo que ir– dijo una tarde cuando ambos estábamos sentados en el césped.



–¿Irte? ¿a dónde?– pregunte, ahora si que entraba en pánico.



–De vuelta a España, mis padres se divorcian y me voy con mi mamá.



Me quede en shock por un instante, pero era lo mejor, la relación entre un humano y un monstruo no tiene futuro y ya saben lo que dicen: si amas a alguien déjalo ir…



–Te voy a extrañar– es lo único que pude decir antes de abrazarlo.



Ninguno de los dos dice nada, sólo nos abrazamos ¿quién lo diría? La gran Spectra Vondergeist siendo tierna y totalmente honesta.



Después de un momento me separo de él y repentinamente me besa en los labios, un beso dulce y amargo de despedida. Finn se va, veo marchar sus cabellos rubios y aquellos ojos verdes que nunca volveré a ver.



Lentamente me vuelvo invisible y la lluvia cae, me quedo sola y sintiendo como si las gotas fueran mis lágrimas, unas lágrimas que sabía no aparecerían jamás.

------------------------------------------------------------------


1 comentario:

  1. ¡Hola! Excelente blog y aunque tengo muy poco en el mundo del blog, te hago la cordial invitación de visitar este blog, que se centra más en lo literario, aunque también hay frases, imágenes y poco a poco iré aumentando ahí detallitos que espero sea de tu agrado.
    Me encantaría formaras parte de los suscriptores; este blog promete responder de la misma forma, suscripción, por suscripción.
    De antemano muchas gracias por leer este mensaje y espero con ansias tú participación.
    Y no hay mejor paga que tu visita y mejor recompensa, la mejor: que decidas estar informado de este espacio, en cuanto a sus actualizaciones, con sólo suscribirte.
    ¡Muchas gracias!
    Att. RBC in the Wonderland Designs.
    http://rbcbook.blogspot.mx

    ResponderEliminar

.

.